Y la ley? Bien gracias…

Llevo varios días escribiendo a través de las redes sociales al Consejo Nacional Electoral para conocer la respuesta de la entidad a una consulta simple:

La consulta la hago porque la ley 1475 en su artículo 35 dispone las condiciones para la propaganda electoral:

La propaganda a través de los medios de comunicación social y del espacio público, únicamente podrá realizarse dentro de los sesenta (60) días anteriores a la fecha de la respectiva votación, y la que se realice empleando el espacio público podrá realizarse dentro de los tres (3) meses anteriores a la fecha de la respectiva votación.

De acuerdo a lo anterior y debido a que el Consejo Nacional Electoral no ha dado respuesta a mi consulta y que probablemente se excuse diciendo que las redes sociales no son medios habilitados para esa consulta, desconociendo de paso el decreto 2573 de 2014, procedo a describir los hechos para que los ciudadanos saquen sus propias conclusiones.

En diciembre de 2014 la Veeduría Ciudadana Regional Corazón del Valle radicó derecho de petición ante la Alcaldía Municipal de Tuluá solicitando información sobre las acciones preventivas para el control de la propaganda electoral extratemporanea o fuera del calendario electoral.

[gview file=”http://alexricand.co/wp-content/uploads/2015/03/DP_PP.pdf”]

La respuesta de la Alcaldía Municipal a través de la Secretaría de Gobierno en resumen fue que en la ciudad no se presentaban casos de propaganda electoral y que si estos son conocidos por parte de la ciudadanía se deben denunciar para su respectivo control.

[gview file=”http://alexricand.co/wp-content/uploads/2015/03/R_DP_PP.pdf”]

Al parecer la “inteligencia” de las pre candidaturas en esta época radica en caminar al filo de la ley realizando actividades y piezas publicitarias donde se omiten los cargos de elección popular a los cuales aspiran, de forma que técnicamente no se infringe el artículo 35 de la ley 1475. No dejo de pensar entonces que si eso es de pre candidatos, es decir, si desde ahora están buscando el quiebre de la norma y la ley, ¿qué harán entonces de ser elegidos?

Finalmente, si la Alcaldía Municipal de Tuluá no tiene conocimiento de actividades proselitistas fuera de los términos de la ley 1475 es porque no está entregando los permisos para la realización de Caravanas, Conciertos, Ciclopaseos, entre otros eventos y estos son realizados violando no solo el artículo 35 de la ley 1475 sino la normatividad municipal para actividades que tienen que ver con el uso del espacio público y concentración masiva de personas.

Ahora estimado y paciente lector, ¿hay garantías para un proceso electoral transparente en Tuluá?, ¿nos toca seguir viendo cómo se viola toda la normatividad existente?, ¿continuará la perversa imposición de la voluntad de unos pocos sobre la ciudadanía?…

Deja un comentario