Gobierno Abierto un camino a la confianza

Gobierno Abierto un camino a la confianza

Hace unos días el periodista @marcopolitico compartió conmigo a través de Facebook una información en la que se hablaba sobre un contrato firmado entre una entidad municipal y una empresa privada para el recaudo de los tributos locales. En dicha información el periodista expone las inquietudes sobre el modelo de contratación, las cifras inmersas en el acuerdo, las condiciones y otras tantas preguntas que se presentan por parte de los ciudadanos, quienes en ultimas somos los pagamos los tributos que se convierten en recursos para la inversión pública y para el funcionamiento del aparato estatal en sus diferentes niveles.

Teniendo en cuenta las inquietudes del periodista y tomando como referencia las reflexiones que hemos hecho sobre la relación que hay entre los gobiernos y la tecnología; escribo un poco sobre ese tema, teniendo como objetivo el proponer algunas prácticas que pueden convertirse en soluciones para reestablecer la confianza entre los gobiernos locales y sus ciudadanos.

Una situación que causa especial interés en los ciudadanos es el destino de los impuestos que estos pagan ante las entidades correspondientes, muchos quisiéramos conocer las condiciones y puntos acordados en los contratos, así como los tiempos de entrega y los montos pagados a los contratistas, interventores y demás actores que intervienen en la ejecución de las actividades. Es claro que antes de cualquier tecnología que se aplique y de las mismas leyes que lo exigen, parte de la voluntad de los mandatarios de hacer claro y transparente sus procesos de contratación, así como informar a sus ciudadanos el estado de ejecución de obras, actividades y programas.

Existen varias formas, muchas pertinentes y adecuadas a las realidades sociales y económicas de los territorios, en ellas se valida la innovación de los gobernantes y sus claros propósitos de realizar una buena gestión. Otras no tan acertadas y que solo dejan ver el oportunismo mediático y la ausencia de un plan claro de participación ciudadana, como lo demuestra este tweet:

Una interesante manera de informar a los ciudadanos sobre la inversión de recursos, con quien se invierten y los resultados obtenidos; se puede ver en la ciudad de Chicago, de hecho tienen muchos casos que podrían estudiarse e implementarse de acuerdo a las condiciones en algunos de nuestros territorios. Entonces, en Chicago han implementado una aplicación denominada Chicago Lobbyist la cual permite conocer a que empresas o personas se les paga por realizar gestiones para la consecución de objetivos definidos por la ciudad con otras entidades gubernamentales o privadas, así entonces los ciudadanos y empresarios pueden conocer que se hace con los recursos, la efectividad de las gestiones y los alcances de la misma.

 Chicago Lobbyists
Conoce la apliación en: http://www.chicagolobbyists.org/

Tal vez se considere esta herramienta como algo sencillo y en realidad así debe ser, una aplicación sencilla con un alto impacto en los ciudadanos y empresarios, fortaleciendo la relación entre estos y el gobierno local, otorgado transparencia a la gestión pública.

Los datos que llegan a la aplicación provienen del Portal de Datos de la Ciudad de Chicago y es desarrollado por un grupo de ciudadanos y la academia, dando validez así a la frase de Tim O’Really: El Gobierno es lo que hacemos juntos porque solos no podemos.

Como comentario final cabe decir que esto es otra muestra del concepto de Gobierno Abierto, que es un elemento importante en el desarrollo de cualquier estrategia de Gobierno Electrónico o Gobierno en Línea como se llama en nuestro país, es esto y no como lo he escuchado en dos ocasiones por funcionarios de la administración “nuestro gobierno es de puertas abiertas porque sacamos todo lo que dice el Alcalde por Facebook y Twitter”. No, eso es marketing político siendo arriesgado al usar ese concepto.