Perfiles falsos en la Redes Sociales.

Sobre este tema hay cualquier cantidad de artículos, publicaciones y contenidos en la red, de forma que entrar a tratarlo en su aspecto global sería repetir lo dicho por muchos, así que no lo haré.

Este post esta para el ámbito local de Tuluá, ciudad donde hoy estoy desarrollando actividades y en donde hay un comportamiento de un sector de los usuarios, antes que interesante, cuestionable.

Primero los hechos; estamos en año electoral, elegiremos Gobernador, Diputados, Alcalde, Concejales y el tema de las JAL, esta situación como tal y de acuerdo a la idiosincrasia local, lleva al máximo nivel las pasiones, intolerancia y fanatismo por encima de las propuestas, las ideas y los argumentos. Atravesamos por el crecimiento, no me atrevería a decir que exponencial, pero si constante de usuarios en la redes sociales, muchos de estos usuarios poco a poco se están familiarizando con las aplicaciones, los esquemas y comportamientos en la red, situación que lleva tiempo y cuenta con algunas etapas que podríamos decir hoy tenemos identificadas quienes completaremos la década en este campo.

Teniendo en cuenta lo anterior, pasemos a revisar el panorama local; en donde encuentro con preocupación muchos perfiles falsos y otros que a pesar de sus esfuerzos por usar nombres femeninos y fotografías atractivas, siguen siendo tan falsos como las buenas intenciones del Diablo, por citar la sabiduría popular. Estos perfiles falsos o fakes como los denominan en ocasiones, tienen como único proposito acabar con la imagen de sus victimas con comentarios, imágenes alteradas y hasta hechos que solo su gran imaginación es capaz de concebir. En el tema electoral sucede algo puntual, reclaman honestidad, rectitud, compromiso y propuestas de los aspirantes a cargos de elección popular y aquí cabe la primera conclusión, muchos de los aspirantes que hoy tienen presencia en las redes sociales, no tienen un esquema o plan para ello, se han limitado a poner fotografías e inundar a sus contactos de mensajes sobre diversos temas, olvidando el carácter bidireccional de la comunicación en lo que hoy denominamos web 2.0.

Entonces, esos perfiles falsos reclaman honestidad y transparencia pero, ¿como reclamar honestidad y transparencia cuando utilizan un nombre e imagen falsa?. Utilizan como estrategia la publicación de “hechos” anteriores o actuales, en donde los aspirantes están comprometidos en comportamientos delictivos o basan sus denuncias en el “me contaron, me dijeron”. ¿No deberían entonces como ciudadanos preocupados por esas situaciones denunciar ante los organismos de control correspondientes?. Otros, desde el inicio argumentan que no pueden identificarse porque poseen información que pondrá en peligro sus vidas y por lo tanto deben actuar como super héroes enmascarados.

Lo mas preocupante del caso, es que son los usuarios, aquellos que representan personas de carne y hueso, los que alientan este comportamiento, interactuando con los perfiles falsos, otorgando credibilidad a sus comentarios o denuncias.  Es necesario reflexionar sobre nuestro papel en las redes sociales, pues hoy estas y otras aplicaciones y esquemas que se desarrollan día a día se convierten en parte de nuestra vida. Debemos ser responsables con nuestras publicaciones, respetuosos de las opiniones y posiciones de los demás o acaso, ¿no reclamamos ética, comportamiento y convivencia de los ciudadanos?

Las Redes Sociales y en sí las Tecnologías de la Información y Comunicación hacen parte de nuestro presente y definen nuestro futuro, por ello se requiere una correcta y adecuada apropiación de las mismas.

Finalmente la segunda conclusión; los perfiles falsos, en casos como el local, donde la penetración TIC esta iniciando, le hacen mucho daño al ecosistema digital, afectan la credibilidad de los contenidos, enrarecen el entorno cubriendolo de dudas y temores para aquellos que inician y en realidad quieren gozar de los beneficios de estas tecnologías, es entonces menester nuestro evitar la interacción con los fakes, denunciarlos y reportarlos en las redes.

Construyamos sobre las bases del respeto, de la verdad, del debate respetuoso y el dialogo constructivo, con argumentos, con pruebas.

Deja un comentario