Gobierno sin autoridad. Viviendo en la anarquía.

Antes de iniciar con esta nota, debo dejar claro que reconozco que un Alcalde, una administración, un gabinete por mayores cualidades profesionales y cívicas que tenga no puede solucionar todos los problemas, grandes o pequeños que se presentan en una ciudad. Para ser funcionario público, dirigir los destinos de un territorio se necesita inteligencia, pertenencia y un alto compromiso en el cumplimiento de las obligaciones que por orden constitucional se asignan producto del voto de confianza de los ciudadanos.

Ahora si, hecha esa claridad debo dirigir la queja, como derecho ciudadano que poseo a la ineficiente administración municipal, pues es hoy 3 de noviembre de 2012, cuando se completa un poco mas de once meses de actividad, la ciudad en la que vivo sigue inmersa en la anarquía resultante de un gobierno municipal sin autoridad, sin brújula y al servicio de los interese de unos pocos.

Alejándome de los muchos y graves problemas que afectan a la ciudad de Tuluá, ahora solo me voy a referir a lo sucedido a las 7:56am del día sábado 3 de noviembre en la Carrera 27 con Calle 27 en donde como muchos de los lectores de la localidad conocen las personas que denominan mototaxistas han llenado las esquinas y aceras impidiendo el libre transito de los demás ciudadanos.  En la hora mencionada, transitaba sobre la acera del Centro Comercial del Parque ubicada sobre la Calle 27 y dispuesto a cruzar la carrera 27 para continuar con mi trayecto encuentro el semáforo peatonal en verde y lógicamente el semáforo vehicular en rojo, a pesar de ello dos motociclistas invaden la cebra peatonal dificultando el paso, pero mas grave aún, en su afán de transitar por la calles como si estas fuesen un circuito de formula 1, uno de los motociclistas que sin tener mayor argumento que su apariencia y la forma como lleva su segundo casco es un mototaxista, violando la señal del semáforo vehicular y sin mayor cuidado con el paso de los transeúntes acelera golpeándome con su moto. Producto del reflejo logro detener la marcha para retroceder y evitar que la motoclicleta me golpee por completo.

Ante el reclamo airado pero respetuoso, el mototaxista que ya va un poco mas adelante y no tuvo la menor intención de desacelerar, sonríe y responde “de malas”.  Por fortuna las dos personas, una de ellas una mujer de edad avanzada que venia detrás de mi, antes los hechos lograron evadir el peligro. Tal vez la reacción de las señoras no hubiese sido la misma y esta nota tendría otros hechos que relatar.

Podrán pensar los lectores que este pequeño incidente es algo cotidiano y que no debemos prestarle mayor atención, pero déjeme decirles que cuando lo que vemos o escuchamos nos toca, es cuando en realidad entendemos la magnitud del problema. Esa persona que conduce esta moto puede el día de mañana ocasionar un accidente grave en donde podemos estar involucrados como victima usted o yo, o alguno de nuestros familiares.

Yo me canse, próximo al primer año de gobierno de esta administración que dice trabajar por el bienestar de los tulueños, pero que al parecer lo hace es para el bienestar de unos pocos y algunas cuantas concesiones,es hora de hacer conocer el punto de vista del ciudadano, es hora de reconocer que en esta ciudad es poco lo que se esta avanzando y también debe llegar el momento en el cual se reconozca lo que se haga bien. Pero hoy en la balanza pesa mas lo negativo.

Señor Alcalde, usted que ha dicho en varios escenarios que los tulueños le dicen Chepe y que eso lo llena de felicidad porque demuestra su conexión con el pueblo, le hablaré entonces como hablamos en el pueblo: Vuélvase serio. ¿Qué mas debe pasar en esta ciudad para que usted y su sequito de inoperantes secretarios nos saquen de la anarquía en la que vivimos?.

Que la inseguridad es un problema del país y que como usted en esta grabación lo dice, los responsables son la televisión y sus enemigos políticos, pues le digo que a usted lo eligieron para trabajar es por Tuluá. Que el mototaxismo es un problema de orden nacional, producto de la falta de oportunidades laborales para muchos y la necesidad que tienen padres y madres de familia de llevar alimentos a sus hogares, no se lo discuto, pero a mi no me atropellaron en otro municipio diferente al nuestro, así que las acciones se deben ejecutar es acá y no escudarse en la frase de que todo esto es un reflejo de la realidad nacional. Usted que se presento como el “Alcalde de a pie”, ¿ya recorrió la calle Sarmiento desde el Terminal de Transportes hasta la carrera 27?. Ojalá saque un tiempo en su apretada agenda y camine por allí, eso si sin escoltas, para que vea las pericias que deben realizar los transeúntes para no ser victimas de los conductores imprudentes o todo lo que hay que hacer para que los mototaxistas parqueados en cada esquina permitan el paso.

Para los defensores de la administración y que probablemente lleguen con notas y comentarios sobre todos los “logros” de este gobierno, les pido que analicen mejor lo que van a decir, pues muchos sabemos que gran parte de esos logros son accidentes operativos producto de gestiones de gobiernos anteriores, es decir, ya era hora y otros mas son producto de los programas del gobierno nacional y es lógico que se muestren como gestión de su Alcalde.

Finalmente, debo reconocer que no todos los funcionarios que desempeñan su labores en la Alcaldía Municipal son inoperantes, hay por fortuna personas que a pesar de todo vienen haciendo lo que pueden para cumplir con los objetivos de sus carteras.

Si va a comentar, lo invito a que lo haga con respeto. Usted y yo tenemos los mismos deberes y derechos como ciudadanos, usemos bien estos medios que nos permiten la expresión, la denuncia y el reconocimiento, ya que los medios tradicionales de la localidad no dirán jamás nada que comprometa sus intereses.

2 comments to “Gobierno sin autoridad. Viviendo en la anarquía.”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. un alcalde no puede cambiar la cultura de una ciudad en un año, y menos si tampoco es la meta cambiarla

    • Si bien la falta de civismo del ciudadano es un tema propio del individuo y sería ilógico pensar que un alcalde deba asumir la responsabilidad por los actos de los ciudadanos; si es su responsabilidad generar las condiciones para el desarrollo de la ciudad, la autoridad y el cumplimiento de la ley que conllevan a un mejor comportamiento de los ciudadanos, pero aquí no sucede nada, la cuidad no tiene gobierno.

Deja un comentario