Colombia, el riesgo es que te coma el PUMA.

Para escribir este post considero sano hacer algunas aclaraciones; primero que veo varios de los programas que transmite el canal History Channel, uno donde las personas van a una casa de empeño y cuentan historias, otro donde restauran todo tipo de cosas, otro donde modifican y restauran carros y motos y algunas series donde se cuentan hechos que marcaron el desarrollo de la humanidad o por lo menos así no lo han hecho ver desde la escuela.

Segundo, que quiero tanto a mi país como a mi familia, aquí en Colombia vivo, sueño, sufro y consigo mis metas, que en esta etapa de mi vida no considero estar en otro lugar del planeta.

Dicho lo anterior es momento de escribir, bien o mal será una conclusión del amable lector, en lo personal considero que escribir me relaja y por eso lo hago. Hoy el país o por lo menos el país que leo en Internet a través de redes sociales, publicaciones, caricaturas y hasta memes,  se encuentra en una discusión que tiene muchas lecturas. Discute ese país 2.0 sobre la elección o designación de una persona como el Gran Colombiano y digo el país 2.0 porque a muchas de los personas que vi esta mañana en el trayecto a la oficina les tiene sin cuidado quien fue elegido, pues a la final para ellos la vida sigue igual. Frente a esto solo diré que como estrategia en época pre electoral, es un método innovador y de alto impacto mediático.

Entonces, mientras los ataques a través de tweets vienen de una orilla a la otra, donde los “mamertos” lanzan frases complejas a los “paracos” y estos a su vez responde con vehementes frases de sus ídolos, la vida y rumbo del país continua. Continúan reformas en todos los sectores afectando a unos y privilegiando a otros, continúan diálogos con los que nunca aplicaron ese concepto en su proceder y continúan proyectos que terminarán violando algunos de los puntos que conoció este territorio gracias a un Gran  Colombiano como lo fue Antonio Nariño cuando tradujo la  Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Existe hoy en nuestra país una plataforma utilizada por las agencias de seguridad y fiscalización del Estado para realizar las investigaciones que requieran la intercepción de comunicaciones de voz y mensajes de texto (SMS) llamada Sistema Esperanza, la misma que al parecer se uso para intervenir sin autorización judicial las comunicaciones de opositores al gobierno de turno, investigadores del proceder de ese gobierno y otros objetivos que amparados en el complejo concepto de inteligencia y contrainteligencia fueron blanco de esta practica, todo por el bien del país, según algunos.

Como cualquier sistema de información, esa plataforma Esperanza se encuentra al borde de la obsolescencia por la evolución misma de los canales, medios y técnicas usadas para la comunicación, por ello se invertirán cerca de 100.000 millones de pesos colombianos para  la puesta en marcha de un nuevo sistema denominado Plataforma Única de Monitoreo y Análisis – PUMA en el 2014, es decir en un poco mas de 180 días y contando. Esta plataforma permitirá al Estado intervenir redes sociales, correos electrónicos, dispositivos móviles y chats, aunque para tranquilidad de todos solo se podrá hacer con la orden de un juez, quizás el mismo juez que considera como pena ejemplar años de carcel para aquel que robó un cubo de caldo de gallina que no supera los 500 pesos colombianos (aunque en este caso el señor tenia al parecer procesos por otros delitos anteriores) y detención domiciliaría para aquellos que en conjunto y sin mayor reparo se apropiaron de recursos públicos para la educación, salud y otras necesidades de los colombianos.

Por instinto de conservación le temo a los grandes felinos y esta vez no sera la excepción, PUMA me genera temor y no porque tenga algo que esconder en mi proceder, ya que es típico responder con “el que nada debe nada teme”, pero pensemos un momento, el uso de la tecnología en nuestro día a día nos ha llevado a convertir las redes sociales como sito para la interacción con amigos, familiares, contactos académicos, laborales, nos lleva a manejar gran parte de nuestras comunicaciones por sistemas de mensajería instantánea en nuestros dispositivos y somos dependientes de esta tecnología. Entonces, ¿estaremos tranquilos ante la posibilidad de intervención de nuestros canales y medios para la comunicación por parte del Estado?

Este post no va a frenar la ejecución de ese proyecto, pero siento que debía escribirlo, tal vez se convierta en una las ultimas publicaciones permitidas antes que Colombia, el país que tanto quiero, sea llevado a los regímenes que tanto criticamos y consideramos retrógrados.

alexricand

Ing. Electrónico, interesado y apasionado por las TIC. Director DATIC / CIO de @AlcaldiaDeTulua 2016 - 2019 Facilitador @StartupWeekend #BrigadaDigital

Un pensamiento en “Colombia, el riesgo es que te coma el PUMA.

Deja un comentario