¿Afecta la Reforma Tributaría el desarrollo TIC en el Sector Público?

Puede sonar irónico pero desde mi punto de vista la Reforma Tributaría que impulsa el gobierno actual y que busca en pocas palabras mejorar el recaudo para lograr cumplir lo que sea que se haya trazado como metas, podría paradójicamente afectar el desarrollo TIC del Sector Público principalmente en el orden territorial que es donde más atrasados estamos.

Es necesario reconocer que el sector TIC viene creciendo de manera interesante en el país, los esfuerzos públicos y privados han permitido el despliegue de infraestructura, la generación de nuevos modelos de la denominada Economía Digital, así a pesar de los buenos resultados de esta, por un lado se fomente y por otro se ataque considerándola una “herejía” para los bolsillos de unos pocos. (caso Uber)

Pero ese crecimiento se puede frenar dado que la Reforma trae consigo la recomendación de gravar con IVA del 19% las Compras por Internet, eliminar la exención de impuestos del que gozan algunos computadores y tabletas, también veremos aumentos en el gravamen para Smartphones y servicios de conexión de datos. Lo anterior afecta en gran medida a los consumidores finales y solo por esta reflexión, digamos que es una situación del mercado en el sector privado. En el sector público las cosas son a otro precio y es entonces donde podremos ver el mayor impacto negativo de la Reforma.

Quienes hemos estado en los dos sectores y nuestra cotidianidad es la tecnología, vemos dos grandes retos en el sector público, el primero es que nuestro marco normativo de contratación es tan análogo que quiero ver a los CIO del país haciendo análisis del sector y revisando estudios previos para un proyecto de IoT. El segundo es convencer a los ordenadores del gasto que la inversión en tecnología es una inversión en herramientas para la gestión pública, no es el fin y menos un requisito para cumplir con la estrategia Gobierno en Línea. A lo largo de mi carrera he escuchado Alcaldes decir “con un software no me puedo tomar fotos, mejor hacemos un parque”.

Entonces, al hablar de inversión en tecnología en lo público y de hecho cualquier inversión, es necesario poner en contexto la carga impositiva y su comportamiento en ambos sectores. En el sector privado puedes cruzar el IVA asociado a insumos y servicios para la producción con el causado por la venta pero en el sector público el IVA se convierte en un costo y si a eso le sumas estampillas e impuestos locales podemos estar hablado hoy de un 25% o 30% de incremento al precio final por parte de los proveedores.

Regresemos al segundo reto, convencer al ordenador del gasto de la inversión en tecnología; si se logra el compromiso presupuestal ahora viene la asignación la cual con la reforma se verá afectada debido al incremento del IVA del 16% al 19%, lo cual nos lleva al escenario perfecto para disminuir las inversiones en tecnología como herramienta para la gestión pública, lo que puede ocasionar un retraso del sector por el uso de sistemas de información básicos u obsoletos, la inversión en hardware será más costosa de lo que ya es para el sector y así la cadena de obstaculos que podremos encontrar con precios cada vez más elevados.

Los municipios grandes del país quizas no enfrenten esta situación adversa, pero los medianos y pequeños que son más de 80% de los 1.122 municipios si verán como se encarece la tecnología, ampliando posiblemente la brecha y limitando la redistribucción del recurso público con la industria TIC.

 

Deja un comentario